El síndrome de intestino irritable afecta principalmente al intestino grueso. Algunos de los principales síntomas son cólicos abdominales, distensión y cambios en los hábitos intestinales, en algunas ocasiones puede llegar a producir diarrea, estreñimiento o incluso ambos.

Hoy no existe un factor que desencadene el síndrome de colon irritable, se asocia a las alteraciones de la motilidad o sensibilidad digestiva, incluso se cree que puede ser influenciado por problemas psicológicos.

Estos son los síntomas que se pueden presentar con el síndrome de colon irritable:

  • Dolor abdominal, puede ser tipo cólico opresivo o punzante
  • Alteración en el ritmo intestinal, ya sea mediante diarrea o estreñimiento
  • Evacuación incompleta
  • Presencia de moco en las deposiciones

Llevar una alimentación adecuada puede ayudarte a prevenir este tipo de problemas que se presentan en el intestino. Muchas veces creemos que basar nuestra alimentación en una dieta es porque queremos adelgazar o perder peso, pero es mucho más que eso, comer saludablemente puede beneficiar nuestra salud en muchos factores y el síndrome de intestino irritable es uno de ellos. Se sugiere que en tu alimentación evites los alimentos altos en grasas, que consumas alimentos ricos en fibras y proteínas y sobre todo que bebas mucha agua, tanta como tu cuerpo necesite.

Si necesitas saber más sobre este síndrome, no dudes en ponerte en contacto con la Dra. María Del Carmen Ávila Langarica, ella te brindará una asesoría oportuna.